He cometido muchos errores. He llorado por quien no debía y he reído con falsas amistades. He tropezado dos veces con la misma piedra y cuando pensaba que ya no lo haría más me empujaron y caí estampada con la tercera. He perdonado mucho, hasta que me tomaron por tonta. He callado te quieros que por miedo o por inseguridad se quedaron en el aire y he regalado te quieros simplemente por cumplir. Ha habido veces que me he despertado con ganas de comerme el mundo y otras que parece que el mundo me comía a mí. He gritado con fuerza pero mi voz nunca salía. He callado verdades por no hacer daño. He salido sin ganas de fiesta y he vuelto con los tacones rotos de tanto bailar. Hay días que dormía solo para poder verte en mis sueños y días en los que no podía dormir pensando que a la mañana siguiente te tendría a mi lado. He pasado por fases. He sido una niñata inmadura e insensible y he madurado a base de palos. He creído en lo imposible hasta que se destrozaron mis metas. He abrazado a la persona que pensé que nunca me haría daño y me dado cuenta de que esa persona no se merecía ni el roce de mi piel. He cantado en la ducha hasta que mi garganta no podía más. Ha habido días que me sentía preciosa y otros que no quería ni mirarme al espejo. He disfrutado de pequeños detalles…y he aprendido poco a poco en qué consiste la vida. El secreto de la vida está en no arrepentirse de nada y afrontar todo con una sonrisa. El secreto de la vida está en vivirla.



Hoy, me he dado cuenta de que soy una cobarde, de que todos somos unos cobardes. Huimos de todo; huimos de la felicidad, por si fracasamos y acabamos con ella; huimos de lo difícil, nos lo imaginamos imposible y la mayoría no lo intentamos; huimos de quien nos quiere, y quien queremos huye de nosotros…; huimos de lo que no nos gusta, por tal de no aceptar la realidad; huimos de la verdad, inventándonos nuestra vida perfecta. Y, ¿Por qué nos pasa esto? Por miedo. Y quienes niegan esto, están huyendo de la verdad.


Cuando quieres a alguien, notas como miles de mariposas te recorren la tripa; te hacen cosquillas y es una sensación realmente agradable. Yo la sentí una vez, era tan maravilloso que no quería que eso terminase nunca. Pero llego el día en que él decidió marcharse, y no entiendo muy bien porque, pero sabía que eso tarde o temprano pasaría. Pasaron días, semanas y algunos meses y yo seguía queriéndole y pensando en él como el primer día; esperando sus llamadas e intentando recordar su voz.

De repente me vino a la cabeza lo que me prometió el día en que se despidió de mí:

- Pero seguiremos siendo amigos, ¿no?

+ Claro que sí.

- ¿Me lo prometes?

+ Por supuesto.

Y ahora, me doy cuenta que las promesas son solo palabras, ya que nunca más he vuelto a oír su voz...


Nunca seré capaz de escribir el mejor poema del mundo, tampoco conseguiré relatar la historia perfecta y para colmo tampoco podré redactar los versos de un amor que jamas se haya visto.
No soy ni Dios, ni el infierno, ni tampoco soy superior. Soy alguien comun que por gracia o desgracia paró aqui, en medio de todo y de todos. Soy esa persona que suele quejarse de sus complejos y que no ve sus virtudes porque cree que ni siquiera tiene eso. Pero valoro mucho, valoro lo que hago dia a dia por la gente que quiero y eso es lo importante. Me gusta que la gente me quiera y que me hagan sentir agusto. Me gustan las conversaciones que no llevan a ninguna parte, esas que no tienen un mensaje subliminal pero si que me gusta tontear mientras hablo con alguien. Me siento mas segura con unos tacones porque siento que asi seré yo la que pise a los demas y no los demas a mi. No me siento guay, ni mucho menos, para eso quedan varios veranos. No busco la fama. Soy transparente, menos con la gente que no
soporto. Soy sonriente, menos cuando algo me hace bajar la sonrisa. No soy perfecta, no soy la mejor, tampoco la peor, soy el punto final de una frase que nunca será leída.


Porque la vida pasa frente a tus ojos lentamente, es mejor no esperar nada de nadie que estar esperando siempre. Es mejor ser pesimista que llevarse una desilusión, la falsa esperanza se encarga de que no entres en razón. Mira por ti, porque el mundo es egoísta y puede ser que buscas esa persona y que no exista.
Llora, hasta que alguien consiga hacerte sonreir, sonríe hasta que alguien te haga llorar, las cosas van así. Sueña para desperarte por fín de un sueño peor.



Soy de esas que tienen tres vidas; la suya, la que se inventan los demás, y la que sus padres creen que tienen. De las que cuando tienen un día estresado lo pagan con la persona equivocada. De las que a veces se sienten mejor estando solas, aunque echen de menos los suyos. De las que lloran con las películas románticas. De las que van con el miedo a fallar pero aún y todo se entregaran al máximo. De las que escriben su nombre en los cristales empañados para luego borrarlos. De las que se quedan hasta las tantas para hablar con él. De las que tienen expectativas. De las que no se entienden ni ellas pero saben lo que quieren. De las que son capaces de sacarte una sonrisa en tus peores días. De las que echan el bolígrafo al suelo para coger la notita que les lanza el compañero. De las que les entra la risa tonta en momentos serios. De las que les encanta quedarse hablando con las amigas toda la tarde. De las que llegan tarde a casa porque en el camino se entretienen demasiado. De las que odian los pajaritos que les cuentan todo a las madres. De las que buscan magia en las palabras. De las que la música les transporta. De las que encuentran algo bueno en cualquier persona. De las que eso de disimular no se les da muy bien. De las que pasan toda la vida comprando ropa sabiendo que los mejores momentos se viven sin ella. De las que se quedan tumbadas en la cama pensando en el por qué de las cosas. De las que tropiezan mil veces con la misma piedra pero siempre se levantan. De las que dicen la verdad, de las que se mojan. De las soñadoras. De las realistas. De las pesimistas. Así soy yo.

Soy feliz, con mis pros y mis contras, pero lo soy. Soy ilusa, sí quizás puede, también...Pero disfruto con ello. Me puedes engañar una vez, o quizás dos, pero ya tres no. Y recuerda, cuando digo te quiero, lo digo de verdad.

Hola.

Bueeeeeeeeeeeno, lo primero pedir perdón por llevar tanto tiempo sin actualizar... Este puente me ha tocado estudiaaar.. :S
Lo segundo MUCHAS GRACIAS por todos los comentarios y los seguidores :)
Me demostrais que os gusta el blog y asi me dais fuerzas para continuarlo !
Y lo tercero y último pero no por eso menos importante...
NECESITO VUESTRA AYUDA! No sé si sabeis que me gusta muchísimo Dani Martín y es muy importante para mi poder conocerlo en persona! Por eso os pido porfis porfis porfis que me votéis esta foto.

Es hacer un click y ya está! Y os lo voy a agradecer muchísimo! :D


I love DM.

Es tan fácil lastimarme... siempre fui tan frágil. Puedo romperme al lado de alguien y que ese alguien ni siquiera se de cuenta. Me miro y solo veo a una niña tonta, demasiado inocente, más de lo que debería estar permitido. La ingenuidad lastima. El creer que las personas no mienten, el creer que no solo buscan un provecho para ellos... lastima. Y ahora mis ojos lloran porque lo veo, en el fondo veo que solo me ultiliza. Y que realmente no significo nada para él, pero siempre hago lo mismo: dejar que caigan mis lágrimas. Y luego, olvidarlo y volver a confiar. ¿Por qué? ¿Por qué no aprendo a desconfiar? Por qué siempre le otorgo alas a mi corazón si después sé que va a terminar chocándose con el mismo muro una y otra vez... la realidad.