Antes, ¿sabéis lo que costaba decir “te quiero”? Puf, una eternidad. Incluso había gente que no llegaba a decirlo nunca. ¿Ahora? Ahora le decimos te quiero hasta a las piedras. Y no, no tengo nada en contra de las piedras, pero sí que me molesta que esas dos palabras se hayan menospreciado tanto. Porque antes, significaban algo. Ahora conocemos a una persona y, ¡puf! a los dos días ya le decimos te quiero; y a los dos siguientes ni recordamos el nombre. Pero bueno, sigamos, sigamos así… que llegará un día en que ninguna palabra que salga de nuestras bocas sonará sincera ;)


4 comentarios:

  1. Buff..que razón tienes hemos llegado a un punto que a las dos horas de conocer a una persona ya le soltamos te quiero.
    Me encanta tu blog, te sigo. Un beso grande. ;)

    ResponderEliminar
  2. tienes muchisima razón en esta entrada... la gente olvida demasiado fácil y da pie a cosas que en realidad no sienta, ya sea por ignorancia o por falsedad...

    ResponderEliminar
  3. Toda la razón, es que lo has descrito perfectamente, yo también había pensado escribir una entrada sobre eso, es que es tan fácil hablar... aunque realmente, las cosas se demuestran con hechos, no? (; aunque ya hasta dudas que la gente que te dice que te quiere te quiera realmente. En fin, una pena U___U un besote :D

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con eso, y de hecho yo últimamente intento limitar los te quiero. De hecho estoy empezando a pensar que se aprende con el tiempo, porque de un año a otro me limito a decir te quiero sólo en el momento que lo siento de verdad.

    Muy buena la entrada :):)

    ResponderEliminar