Grítame, fuerte, muy fuerte. Grítame todo lo que no quiero oír. Todos mis defectos, las cosas que no soportas de mí. Échame en cara todas y cada una de las veces que te hice sentir mal, que te decepcioné, que te hice pensar eso de "pensaba que eras diferente". Enfádate conmigo, dime que soy una niñata mimada y quejica, que a ver si un día maduro. Dime todo eso que la gente no le dice a los demás, dime lo que verdaderamente piensas de mí. Pero después de eso, hazme un favor, solo uno. Dime que me quieres, pese a todas las verdades que me has gritado, solo dime que me quieres.

Prométeme que mañana me querrás más que hoy, que seré en quien pensarás día y noche, que todos tus te quieros serán solo para mí y que nunca me vas a dejar sola. Prométeme que no irás por delante o por detrás de mí, si no a mi lado; que solo me besarás a mí y que seré la dueña de tus labios. Prométeme que cada vez que caiga tú estarás ahí para sostenerme; prométeme que nunca olvidarás cada momento que vivamos... Pero sobre todo, prométeme que cumplirás una a una, todas tus promesas.

4 comentarios:

  1. Simplemente, mola un copón.

    ResponderEliminar
  2. es super boniito
    me-encanta!!!

    quiereme con mis defectos apesar de mis virtudes

    ResponderEliminar
  3. qué copado! nos seguimos?

    ResponderEliminar
  4. Buaf... in-creible.. es que se pasa mucho, es super sentido, si lo has escrito tú felicidades ^^

    ResponderEliminar